Pasar al contenido principal
Una refugiada etíope con su bebé recibe esteras y cobijas en un centro de tránsito en Hamdayet, Sudán. Foto:  © ACNUR/Olivier Jobard

Crisis en Etiopía: Más de 40.000 refugiados han cruzado hacia Sudán

El número de refugiados etíopes que han entrado al este de Sudán continúa creciendo cada día desde que comenzó la crisis. Más de 5.000 mujeres, niñas, niños y hombres han huido el pasado fin de semana de los combates en la región de Tigray.
Foto: © ACNUR/Olivier Jobard
Facebook Acnur

* El número de refugiados etíopes que han entrado al este de Sudán ya ha superado las 40.000 personas desde que comenzó la crisis. Mientras más de 5.000 mujeres, niñas, niños y hombres han huido el pasado fin de semana de los combates que se están produciendo en la región de Tigray.

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, y sus socios han podido entregar y distribuir ayuda de primera necesidad, incluyendo alimentos, a más personas. Sin embargo, problemas logísticos siguen afectando la respuesta humanitaria, que está sobrecargada. No hay suficiente capacidad de alojamiento para satisfacer las crecientes necesidades.


Se está proporcionando alimentación suplementaria y terapéutica a unos 300 niños y niñas malnutridos y a madres embarazadas y lactantes. Hemos podido identificar a personas particularmente vulnerables y las remitimos a los servicios pertinentes. Se siguen suministrando comidas calientes y se han instalado más puntos de distribución de agua y construido letrinas.



Seguimos alejando a las personas refugiadas de la frontera – a pesar de que la logística y las distancias limiten el número de personas que podemos trasladar a Um Rakuba – 70 kilómetros al interior de Sudán. Hasta el lunes, se reubicaron poco más de 8.000 personas.


En Etiopía, ACNUR sigue preocupado por la población civil, incluidas las personas desplazadas y los trabajadores humanitarios en Tigray. Nos sumamos a las otras agencias de la ONU para pedir a todas las partes en conflicto que cumplan sus obligaciones internacionales de proteger a la población civil. Reiteramos nuestro llamamiento para el acceso humanitario libre, seguro y sin obstáculos para que la asistencia humanitaria pueda llegar a las personas que dependen de ella.


En medio del actual conflicto en Etiopía, nuestra preocupación por los 100.000 refugiados eritreos es cada vez mayor. Sin acceso humanitario, existe una gran preocupación por la prestación de los servicios más básicos, como el abastecimiento de agua y los suministros de alimentos y medicamentos esenciales, que se agotarán en una semana para la población refugiada.


Nos hacemos eco del llamamiento a todas las partes en conflicto para que permitan la circulación libre y segura de las personas afectadas en busca de seguridad y asistencia, tanto a través de las fronteras internacionales como en el territorio nacional, independientemente de su origen étnico.


*El contenido corresponde a las declaraciones formuladas el 24 de noviembre por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.


B-Rollhttps://media.unhcr.org/Share/7dbbeede2xm3w8hfqlh73s8dfcxc6525 


Para más información sobre este tema, por favor contactar:

Tu aporte puede hacer una gran diferencia a la realidad de las personas refugiadas y desplazadas en Etiopía.