Pasar al contenido principal
El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, habla con una familia de solicitantes de asilo sirios que llegó recientemente al masificado centro de identificación y recepción en Moria, en la isla griega de Lesbos.  © ACNUR/UNHCR/Achilleas Zavallis

ACNUR urge a una respuesta ante la masificación de los centros de recepción en las islas griegas

Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, visitó Lesbos e instó a Europa a compartir la responsabilidad ante las miles de llegadas de refugiados a Grecia.
Facebook Acnur

Atenas, Grecia – Tras una visita de tres días a la isla de Lesbos y a Atenas, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, ha instado a Grecia a poner en marcha medidas urgentes para dar respuesta a la grave masificación en sus islas del Egeo, y ha insistido en la necesidad de una mayor solidaridad europea hacia Grecia.

Durante la rueda de prensa celebrada el jueves y con la que finalizó su visita, el Alto Comisionado indicó las cuatro áreas prioritarias que se han tratado con el gobierno griego.

Filippo Grandi pidió la mejora urgente de las condiciones de vida y que se aborde la situación de masificación en las islas, que se garantice un sistema de asilo justo y eficiente, y la protección de los 5.000 niños y niñas no acompañados que actualmente están viviendo en el país, la mayoría de ellos en condiciones precarias.

«Este país necesita cerrar un capítulo sobre la forma en que se está gestionando el movimiento [de personas refugiadas]», expuso Grandi, quien hizo hincapié en que Grecia cuenta con la oportunidad de hacer frente a estos serios desafíos.

En Lesbos, Filippo Grandi declaró haber presenciado las condiciones «extremadamente preocupantes» del centro de recepción de Moria, que actualmente acoge a 16.100 solicitantes de asilo, siete veces por encima de su capacidad.

Grandi acogió favorablemente las medidas previstas por el ejecutivo griego para mejorar la situación que se vive en islas como Lesbos, entre las que se incluye el compromiso de trasladar a 20.000 personas a la península. En esta línea, y dada la proximidad del invierno, instó a las autoridades griegas a acelerar el ritmo de traslados y a garantizar la disponibilidad de alojamientos adecuados y el acceso a los servicios necesarios en el territorio peninsular.

El Alto Comisionado también celebró la intención del gobierno griego de acelerar los procedimientos de asilo, sin embargo, advirtió que la mayor agilidad del proceso no debería ir en detrimento de las garantías y estándares, y recordó que la mayoría de las personas que han llegado a Grecia este año son refugiadas, principalmente de Siria y Afganistán.

Filippo Grandi mostró su apoyo a los planes del primer ministro griego para aprobar una nueva política para proteger a los niños y niñas refugiados y migrantes que se encuentran solos en Grecia, y exhortó a la sociedad civil a jugar un papel activo en su implementación. 

«En este país hay una emergencia con respecto al desplazamiento de niños y niñas. Es imprescindible asegurarse, tantas veces como sea necesario, porque son niños y niñas, de que se encuentran alojados en lugares seguros y que no están expuestos a situaciones de riesgo», declaró Filippo Grandi.

Más allá de las prioridades urgentes, Filippo Grandi destacó la necesidad de poner en marcha soluciones a largo plazo que ayuden a las personas refugiadas a integrarse en la sociedad griega, con la participación activa de ayuntamientos y organizaciones no gubernamentales.

A través del programa ESTIA, financiado por la Comisión Europea, ACNUR y el gobierno griego están prestando asistencia a las personas solicitantes de asilo más vulnerables, muchas de las cuales obtendrán el estatuto de refugiado, al poner a su disposición 25.000 plazas en apartamentos en Grecia, en colaboración con autoridades locales y ONG. Gracias al mismo programa unas 80.000 personas solicitantes de asilo y refugiadas reciben de forma mensual asistencia económica en efectivo. Filippo Grandi pidió a la UE que siga respaldando el programa ESTIA en 2020, y a un nivel adecuado.

Por otra parte, Grandi elogió la humanidad de la sociedad griega, que ha demostrado una solidaridad y hospitalidad ejemplares, y recordó que también se precisan soluciones para aliviar el impacto de esta situación en las comunidades de acogida.

Expresó también su preocupación por el auge en Europa de sentimientos hostiles hacia las personas refugiadas, el empleo de un lenguaje xenófobo y hostilidades hacia refugiados y solicitantes de asilo.

«Cuando lo que uno expresa es odio, cuando grita, ¿qué es lo que consigue? Al final sigue teniendo el mismo problema, pero ha reducido sus opciones para encontrar verdaderas soluciones», dijo.

Grandi instó a Europa a respaldar los esfuerzos llevados a cabo por Grecia para reforzar su sistema de asilo, a que continúen ofreciendo recursos al país heleno y a que amplíen sus medidas solidarias y a ofrecer plazas de reubicación para solicitantes de asilo en situación de vulnerabilidad, en especial para niños y niñas no acompañados.

«Me he comprometido con el gobierno a ser un firme defensor de Grecia ante las instituciones europeas e internacionales», expuso el Alto Comisionado.

Por último, Filippo Grandi garantizó que ACNUR continuará apoyando a Grecia en su respuesta a la llegada de personas refugiadas y animó al gobierno del país a que se apoye en ACNUR como recurso y asesor.

Para más información, por favor contactar:

Tu aporte puede hacer una gran diferencia a la realidad de los refugiados