Pasar al contenido principal
Incendio en el campamento de refugiados de Balukhali en Cox’s Bazar, Bangladesh, el 22 de marzo de 2021. Foto: ACNUR

Bangladesh: Un incendio masivo dejó sin alojamiento a 45 mil personas rohingyas refugiadas

Un incendio masivo en el campamento de refugiados de Kutupalong-Balukhali, en Cox’s Bazar, terminó con la vida de 15 personas refugiadas. Más de 560 personas refugiadas resultaron heridas y se estima que 400 siguen desaparecidas.

Foto: ACNUR

Facebook Acnur

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.


ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, lamenta profundamente la pérdida de vidas y el inmenso sufrimiento causado por el incendio masivo de ayer en el campamento de refugiados de Kutupalong-Balukhali, en Cox’s Bazar.

De acuerdo a informes provisionales, hasta esta mañana (martes 23 de marzo), se confirma que 15 personas refugiadas perdieron la vida trágicamente en el incendio. Más de 560 personas refugiadas resultaron heridas y se estima que 400 personas siguen desaparecidas.

En apoyo a la respuesta en curso, liderada por las autoridades de Bangladesh, ACNUR, en coordinación con la OIM y otros socios de la ONU y de organizaciones no gubernamentales, así como de refugiados voluntarios, se apresura a brindar apoyo y protección esencial a unas 45.000 personas refugiadas rohingyas que perdieron sus alojamientos y pertenencias en el devastador incendio.

Se estima que al menos 10.000 alojamientos han sido destruidos o dañados, y se estima que las cifras aumenten en los próximos días a medida que continúen las evaluaciones. Las personas refugiadas que han sido desplazadas están siendo alojadas temporalmente dentro de la comunidad del campamento.


15 personas refugiadas perdieron la vida trágicamente en el incendio. Más de 560 personas refugiadas resultaron heridas y se estima que 400 personas siguen desaparecidas

Ante un número desconocido de personas refugiadas que han sufrido quemaduras, ACNUR ha proporcionado suministros médicos a través del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en apoyo al tratamiento de las y los pacientes quemados. También se proporcionan primeros auxilios de emergencia, incluido el apoyo psicosocial. Las personas voluntarias de salud en la comunidad de refugiados están ayudando a identificar a quienes necesitan servicios de apoyo escencial.

Las personas refugiadas rohingyas permanecen en el centro de la respuesta y se han movilizado desde anoche que el fuego se controló. ACNUR se prepara para volver a emitir los documentos de registro de aquellas personas que los perdieron en el incendio.

Hasta ahora, el ACNUR ha proporcionado unas 3.000 mantas, 14.500 lámparas solares, 10.400 juegos de cocina y 11.500 mosquiteras. Junto con Oxfam, también ha puesto a disposición asistencia en materia de agua y saneamiento de emergencia, incluida la construcción de 20 letrinas de emergencia, llaves de agua de emergencia, tanques de agua, bidones y tabletas de purificación de agua. Cuatro camiones cisterna están entregando agua potable en las áreas donde se encuentran las personas desplazadas por el fuego.


Los campamentos de Cox’s Bazar alojan a más de 870.000 personas refugiadas rohingyas. La gran mayoría, unas 720.000 personas, llegaron en 2017 tras huir de la violencia en el estado de Rakhine, en Myanmar

Utilizando el sistema interactivo de respuesta de voz de ACNUR, podremos llamar a aproximadamente el 70% de los hogares en los campamentos más afectados. Los equipos de ACNUR monitorean la seguridad de los albergues temporales para las personas desplazadas y se aseguran de que la asistencia satisfaga las necesidades esenciales, incluso para las niñas y niños no acompañados y separados.

Actualmente, los campamentos de Cox’s Bazar alojan a más de 870.000 personas refugiadas rohingyas. La gran mayoría, unas 720.000 personas, llegaron en 2017 tras huir de la violencia en el estado de Rakhine, en Myanmar.

El llamamiento de ACNUR para 2021 de un total de 294,5 millones de dólares (USD) para atender a las personas rohingyas está financiado actualmente solo en un 16%. Los efectos del incendio letal y destructivo del lunes solo agravarán las necesidades esenciales y tensarán aún más los recursos ya sobrecargados. ACNUR llama a la movilización urgente de donantes gubernamentales y del sector privado. Sus contribuciones oportunas son fundamentales para la respuesta humanitaria en curso y la capacidad de ACNUR de proteger y ayudar tanto a las personas refugiadas rohingyas como a la comunidad de acogida en Bangladesh.


Para más información sobre este tema, por favor contactar:

Tu aporte puede hacer una gran diferencia a la realidad de las personas refugiadas y desplazadas.