Pasar al contenido principal
La ganadora del Premio Nansen para los Refugiados 2020, Mayerlín Vergara Pérez, en la playa de Rioacha, La Guajira, Colombia. © ACNUR/Nicolo Filippo Rosso

Defensora de los derechos de la niñez gana el Premio Nansen de ACNUR

La ganadora del Premio Nansen para los Refugiados del 2020 es una educadora que ha trabajado más de 20 años para rescatar a niños y niñas explotados sexualmente y víctimas de trata, muchos de ellos refugiados.
Fotos:  © ACNUR/Nicolo Filippo Rosso
Facebook Acnur

* Mayerlín Vergara Pérez duerme con su teléfono sobre la almohada. Como directora de un hogar para decenas de niños, niñas y adolescentes que han sobrevivido a la violencia y la explotación sexual en Riohacha, en la frontera oriental de Colombia con Venezuela, nunca sabe cuándo la llamarán para resolver una crisis.

Los niños bajo el cuidado de Mayerlín han sido rescatados de las esquinas, burdeles y bares donde son forzados a la explotación sexual, a veces por redes de trata de personas, o han sido separados de familias distorsionadas por el abuso, por lo que han pasado por traumas casi inimaginables. Su proceso de recuperación es largo y convulso.

La violencia sexual prácticamente ha destruido su capacidad de soñar. Les ha robado las sonrisas y les ha llenado de dolor, angustia y ansiedad”, dijo Mayerlín, una vibrante mujer de 45 años que se hace llamar Maye. “El dolor y el vacío emocional que sienten es tan profundo que simplemente no quieren vivir”, agregó.

Durante los últimos 21 años, Maye ha hecho su misión de vida ayudar a los niños a superar ese dolor y liberarse del yugo de la violencia sexual.  A lo largo de una carrera que considera una vocación, Maye ha ayudado a defender los derechos de cientos de los aproximadamente 22.000 niños y adolescentes a los que la organización para la que trabaja, una ONG colombiana llamada Fundación Renacer, ha apoyado desde su fundación hace 32 años.

La violencia sexual prácticamente ha destruido su capacidad de soñar”, explica Mayerlín, ganadora del Premio Nansen 2020.

Maye, una cristiana devota, ha respondido a innumerables llamadas nocturnas, ha escuchado miles de historias de completa miseria, ha tratado innumerables crisis y ha asumido decenas de misiones de reconocimiento de alto riesgo en puntos críticos de explotación sexual y prostitución. Ella se ha entregado incansablemente, saltándose vacaciones y otros hitos importantes con su familia e incluso renunciando a la certeza de una noche de sueño completo durante años.

Recientemente, se ofreció como voluntaria para encabezar la apertura de una nueva casa residencial en La Guajira, una región fronteriza al noreste de Colombia que ha experimentado un aumento en la explotación sexual infantil entre refugiados y migrantes que huyen de la actual crisis política y económica en la vecina Venezuela. En el transcurso de su primer año, este nuevo hogar brindó un espacio terapéutico seguro para 75 niños, niñas y adolescentes, algunos de tan solo 7 años.

En reconocimiento a su trabajo en nombre de esa población altamente vulnerable y por defender sus derechos, Maye ha sido nombrada ganadora del Premio Nansen para los Refugiados 2020, un prestigioso galardón anual que honra a quienes han hecho todo lo posible para apoyar a las personas desplazadas por la fuerza y ​​apátridas.

Una parte fundamental de la misión de Maye es ayudar a las niñas y niños sobrevivientes de explotación sexual a volver a vivir su niñez.


Ella es su estrella del norte”, dijo Tashana Ntuli, oficial de protección de ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, en Riohacha. “Maye defiende a esos niños y sus derechos, con uñas y dientes”, añadió.

Maye se sumergió en su trabajo con sobrevivientes de violencia sexual infantil casi por accidente después de responder a un anuncio clasificado para el puesto de “educadora nocturna” en un hogar residencial en Barranquilla dirigido por Fundación Renacer, una organización sin fines de lucro fundada en Bogotá en 1988 por la psicóloga Luz Stella Cárdenas. En los papeles, Maye, que entonces tenía 23 años, no estaba calificada para el puesto. Ella, la menor de cuatro hijos de una familia de agricultores de la costa caribeña de Colombia había terminado la escuela secundaria con un certificado de maestra, pero aún no había ido a la universidad.

Aun así, la entrevista salió bien y se le dijo a Maye que se presentara la noche siguiente para su primer turno nocturno supervisando a decenas de niñas, niños y adolescentes que vivían en la casa de la organización en Barranquilla. Ella no se dio cuenta en ese momento, pero la habían contratado para reemplazar a un miembro del personal muy querido, y los niños no estaban muy contentos con el cambio. “Uno de ellos me dijo, ‘no podrás manejar esto’, y otro dijo, ‘nunca voy a hablar contigo’, o algo así, básicamente, reacciones duras destinadas a hacerme salir corriendo y nunca volver”, recordó Maye. Pero la gélida recepción de los niños tuvo el efecto contrario. “Ver más allá de la agresividad hasta el dolor en sus expresiones, ver sus almas, todo ese dolor, creo que eso fue lo que me hizo conectar con ellos y querer ser parte de su proceso de rehabilitación”.

Maye defiende a esos niños y sus derechos, con uñas y dientes”, expresó Tashana Ntuli, oficial de protección de ACNUR.

Maye pasó los siguientes siete años trabajando el turno noche en la casa. Rápidamente se convirtió en una miembro de la Fundación Renacer, y parte del personal más codiciado de la organización, alguien cuya empatía, paciencia y don para escuchar le permitieron forjar lazos únicos con los niños y adolescentes. “La vi como una madre adoptiva... porque siempre estaba ahí cuando la necesitabas”, contó Jessica**, una emprendedora de 30 años y madre de dos hijos que vivió de 13 a 16 años en la casa de Barranquilla después de que su madre la obligara a la explotación sexual. “Ella realmente nos escuchaba y la forma en que nos trataba era muy especial”, agregó sobre Maye.

La misión de Fundación Renacer en Riohacha

La casa de la Fundación Renacer en Riohacha nació a raíz de una misión de reconocimiento de dos meses a la región fronteriza con Venezuela en 2018, durante la cual el equipo identificó a cientos de niños que estaban siendo explotados sexualmente. Al menos la mitad eran refugiados y migrantes de Venezuela, algunos de los cuales habían viajado a Colombia con sus familias, otros solos y otros que habían sido víctimas de trata por redes criminales. “Fue una situación absolutamente angustiosa. Muchas de las niñas nos dijeron que sus circunstancias, tener que vivir en las calles en extrema pobreza, las había forzado a la explotación sexual”, recordó Maye. La única solución, concluyó el equipo, era abrir un nuevo hogar en la región.Recuerdo que mi jefa me dijo que abrir una casa requería ‘un esfuerzo del 200 por ciento’. Es agotador en todos los sentidos: física, emocional y económicamente. Luego preguntó, ‘¿quién quiere liderar el proyecto?’ Y yo levanté la mano”, indicó Maye.

Unos 5 millones de venezolanos han abandonado su país en los últimos años, huyendo de la escasez de alimentos y medicamentos, la inflación galopante y la inseguridad generalizada. Se estima que 1,8 millones de ellos han buscado protección en la vecina Colombia. Actualmente, alrededor de 40 niños viven en la amplia casa de dos pisos, que incluye cuatro dormitorios y está construida alrededor de un patio interior con dos imponentes árboles de mango. Alrededor del 80 por ciento de los que viven en el hogar son niñas, muchas de ellas indígenas Wayúu y Yukpa, cuyas comunidades se extienden a ambos lados de la frontera entre Colombo y Venezuela.



Un riguroso programa diario repleto de terapia individual, sesiones grupales y actividades educativas proporciona a los niños y niñas orden y estructura al mismo tiempo que les brinda el espacio y el tiempo que necesitan para procesar su trauma. Un equipo de más de una docena de profesionales, entre profesores, un psicólogo, un trabajador social, un nutricionista y un abogado, están a su disposición para ayudarlos a reconstruir sus vidas, un proceso que generalmente toma alrededor de un año y medio. Una vez que pueden, los niños reanudan sus estudios y, a lo largo de los años, muchos han continuado para llevar carreras fructíferas. “Tenemos tantas historias de éxito. Tenemos chefs, diseñadores, enfermeras, médicos y contadores”, contó Maye.

José de los Santos, oficial de Bienestar Social del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar en La Guajira que coloca en la Fundación a niños que han sido víctimas de abuso sexual en sus hogares, dijo que emergen transformados. “Cuando salen, no son los mismos niños que entraron. Se van con un nuevo propósito en sus vidas, llenos de ambición, esperanza y amor. Es un cambio real”, dijo.



 Sobre haber sido galardonada con los Premios Nansen 2020, Mayerlín dijo: “Para mí, el premio representa una oportunidad para las niñas y los niños”. Y agregó que esperaba que mostrara que “es posible que las personas sobrevivientes de violencia sexual cambien sus vidas y emprendan proyectos de vida que sean positivos para ellos, para sus familias y para la sociedad. Es posible”.

Me siento muy honrada de haber jugado un papel en sus vidas. Son los verdaderos héroes de sus propias historias. Nos enseñan mucho y nos inspiran a seguir haciendo este trabajo”, expresó.

El Premio Nansen para los Refugiados recibe su nombre en honor al explorador y humanitario noruego Fridtjof Nansen, el primer Alto Comisionado para los Refugiados y ganador del Premio Nobel, quien fue designado por la Sociedad de las Naciones en 1921. Su objetivo es mostrar sus valores de perseverancia y compromiso en el frente a la adversidad.

*Por: Jenny Barchfield​​​​​​​

**Nombre cambiado por motivos de protección.

Tu aporte puede hacer una gran diferencia a la realidad de la niñez refugiada y desplazada.