Pasar al contenido principal

Educación


ACNUR acerca el derecho a la educación a los niños refugiados

Más de la mitad de los refugiados y desplazados que hay en el mundo son niñas y niños. Han visto interrumpida su educación a causa de la guerra y de la huida a otros países. Para que no pierdan oportunidades de futuro, ACNUR trabaja para que tengan acceso a la educación en los campamentos de refugiados. Por ello, construye aulas; forma a profesores; y ayuda a las familias a costear las matrículas y los materiales escolares cuando es necesario.

357.000 niños escolarizados

en educación primaria en 2017.


61% de los niños
refugiados

escolarizados en primaria,
frente al 91% de la media mundial.


1.936 escuelas

construidas o mejoradas

Estudiar es el sueño de miles de niños refugiados.
Vos podés hacerlo posible.

Garantizar el acceso a la educación de los niños y niñas es un componente esencial del mandato de ACNUR en materia de protección y búsqueda de soluciones duraderas. Mediante el acceso a las escuelas para su escolarización, se logra que los más chicos reciban los conocimientos que les permitirán labrarse un futuro. También, se contribuye a que éstos encuentren en las aulas un espacio seguro donde puedan conectarse con su infancia. La escuela, además, es un lugar que les ayuda a superar los traumas vividos.

En sus operaciones, ACNUR aboga por escolarizar a las niñas y niños refugiados en las escuelas locales , ya que esto contribuye a mejorar las relaciones con la comunidad local. Cuando esto no es posible, se crean espacios especiales con el fin de hacer que sus vidas sean lo más normales posible.


“La educación es una herramienta que podemos usar para eliminar el trauma. Mediante la interacción con otros niños que también han pasado por situaciones terribles, encuentran una manera de olvidar por lo que han pasado”

Julien Ateme, trabajadora de ACNUR en Uganda