Pasar al contenido principal
Una niña camina entre los alojamientos improvisados de un asentamiento para desplazados internos nigerinos en Ouallam, en enero de 2020.  © ACNUR/Sylvain Cherkaoui

ACNUR indignado por la muerte de 100 civiles en los ataques en Níger

El dos de enero, dos ataques en Níger provocaron la muerte de al menos 100 personas y 25 heridos. Cientos de personas se vieron forzadas a huir a pie.
Foto: © ACNUR/Sylvain Cherkaoui
Facebook Acnur

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, condenó los dos ataques ocurridos en el oeste de Níger el 2 de enero, en los que murieron al menos a 100 personas, otras 25 resultaron heridas y cientos de personas más se vieron forzadas a huir. Los grupos armados perpetraron ataques coordinados contra las aldeas de Tchamo-Bangou y Zaroumdareye, en la región nigerina de Tillaberi, cerca de la frontera con Mali. Algunos de los heridos fueron evacuados a Ouallam y Niamey, a 80 y 120 kilómetros de distancia respectivamente.


Expresamos nuestras más profundas condolencias a las familias de las víctimas de estos atroces ataques contra comunidades pacíficas”, declaró la Representante de ACNUR en Níger, Alessandra Morelli. Y agregó: “Comunidades que ahora están destrozadas por la brutalidad y se ven obligadas a huir en una región en la que decenas de miles de personas desplazadas por la violencia son acogidas y esperan reconstruir sus vidas”.


Comunidades que ahora están destrozadas por la brutalidad y se ven obligadas a huir en una región en la que decenas de miles de personas desplazadas por la violencia son acogidas y esperan reconstruir sus vidas”, expresó Alessandra Morello, Representante de ACNUR en Níger.

Según fuentes locales, los supervivientes de los ataques y la población de otras cuatro aldeas vecinas han huido. Por lo menos 1.000 personas se están desplazando actualmente, tratando de llegar a Ouallam. Muchos están haciendo el viaje a pie.


En Ouallam, ACNUR y sus socios ya están prestando asistencia humanitaria a los refugiados, los desplazados internos y las personas vulnerables de sus anfitriones. “Nos estamos preparando para asistir a estas personas con atención de primera necesidad, refugio y protección, pero también con apoyo psicológico para ayudarles a superar el horror que han experimentado”, dijo Morelli.


La región del Sahel acoge a 851.000 refugiados y a casi dos millones de personas desplazadas dentro de su propio país.

ACNUR y las autoridades del Níger están estudiando formas de aumentar la capacidad de acogida en Ouallam. Las regiones nigerinas de Tillaberi y Tahoua, situadas cerca de la zona de Liptako-Gourma, en la frontera con Burkina Faso y Mali, acogen actualmente a 60.000 refugiados malienses y a casi 4.000 personas que huyeron de Burkina Faso. También albergan a 138.229 desplazados internos nigerinos, cifra que aumentó en un 77% en 2020. La pandemia de COVID-19 está complicando la respuesta humanitaria.


A pesar del aumento de la inseguridad, los nigerinos siguen mostrando su generosidad con las personas que huyen de la violencia en las regiones africanas del Sahel y Lago Chad.

Níger, Burkina Faso y Mali, en el Sahel, se encuentran en el epicentro de una de las crisis de desplazamiento y protección de más rápido crecimiento del mundo. La región ya acoge a 851.000 refugiados y a casi dos millones de personas desplazadas dentro de su propio país.



Para más información sobre este tema, por favor contactar:


Fuente: ACNUR.ORG

Tu aporte puede hacer una gran diferencia a la realidad de las personas refugiadas y desplazadas.