Pasar al contenido principal
El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, posa para una fotografía con un grupo de mujeres refugiadas en un asentamiento con tiendas de campaña en el valle de Bekaa, Líbano. © ACNUR / Houssam Hariri

Líbano: Grandi finaliza visita con un llamado a ayudar al país

Con el país tambaleándose por la explosión de Beirut, la COVID-19 y la crisis financiera, el Jefe del ACNUR pide a la comunidad internacional que apoye al Líbano y su gran población de refugiados.
Por: Warda Al-Jawahiry y Houssam Hariri desde Beirut, Líbano
Fotos:© ACNUR / Houssam Hariri
Facebook Acnur

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, concluyó una visita al Líbano pidiendo a la comunidad internacional que apoye al país en su momento de necesidad, ya que se enfrenta a una “tormenta casi perfecta” de crisis financiera, brote de COVID-19 y las secuelas de la devastadora explosión portuaria en su capital, Beirut.

Durante su primera misión de campo desde el inicio del confinamiento por el coronavirus, Grandi se reunió con familias afectadas por la explosión, visitó una instalación de aislamiento para casos de COVID-19 y una extensión hospitalaria en el norte del país establecida por ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, para ayudar a responder a la pandemia. También se dirigió a las familias gravemente afectadas por la crisis económica que ha provocado un aumento de la pobreza y las dificultades para muchos libaneses, así como para la gran población de refugiados en el país. “Este es un país que durante más de 70 años ha acogido a millones de refugiados, palestinos, iraquíes y ahora, por supuesto, la gran situación de Siria. Pero el Líbano también se encuentra ahora en su propia hora de necesidad”, dijo Grandi. “Esta es una situación de tormenta casi perfecta ... todas esas crisis están golpeando al Líbano al mismo tiempo”, agregó.


Grandi habla con Khalil y su familia fuera de su casa en un asentamiento informal de tiendas de campaña en el valle de Bekaa en el Líbano.  © ACNUR / Houssam Hariri


Por otro lado, el Alto Comisionado, expresó: “En este momento, es importante que el mundo apoye al Líbano y brinde el apoyo humanitario que su gente, y por supuesto los refugiados, necesitan para volver a ponerse de pie. Necesitamos actuar con rapidez, movilizar recursos y ayudar a las comunidades para que esto al menos pueda reducir el sufrimiento agudo que he visitado en los últimos días en tantas personas ".



Vivimos en circunstancias que no puedo describir”, contó Khalil Ibrahim, refugiado sirio que vive en el Líbano.


Entre las personas con las que se reunió Grandi estaba Khalil Ibrahim, un refugiado de 38 años de la zona rural de Alepo en Siria que huyó al Líbano en 2013 y se estableció en el valle de Bekaa. Quedó lesionado y no pudo obtener ingresos después de una caída en el trabajo donde solía hacer tejas.




Con el aumento de los gastos y las deudas en medio de una crisis financiera cada vez más profunda, que en los últimos meses  ha incrementado la proporción de refugiados en el Líbano que viven por debajo del umbral de la pobreza del 55% al ​​75%, la familia se ve obligada a depender de los ingresos de su hija mayor, Nahed, (12), que dejó la escuela para recoger verduras con su madre en una granja local por alrededor de 2 dólares al día. “Saqué a mi hija de la escuela porque vivimos en circunstancias que no puedo describir. Fue una decisión muy difícil. Yo soy el padre de la casa, soy el que se supone que debe generar ingresos”, dice Khalil. Además, explica que la crisis económica ha llevado a un aumento en los precios, mientras que las restricciones para contener la COVID-19 significan que no hay trabajo para su esposa e hija, lo que lo obliga a asumir más deudas que no tiene medios para pagar: “Debido a la pandemia de coronavirus ya no hay trabajo. Alquiler, electricidad, agua: todas estas son cosas que tenemos que pagar al final de cada mes. Con estos precios altos, me veo obligado a pedir prestado”.


Khalil (derecha) con su familia, incluida su hija Nahed (izquierda), de 12 años, que abandonó la escuela para ganar dinero recogiendo verduras.  © ACNUR / Houssam Hariri


ACNUR ha expandido tanto como ha podido la asistencia en efectivo que brinda a las familias de refugiados más vulnerables para ayudarlas a hacer frente a la inflación y el impacto financiero de las restricciones de COVID-19, que han hecho imposible que muchos ganen algo durante el encierro. “Con las limitaciones de movimiento los muy escasos ingresos de muchos de los refugiados, al igual que los de tantos libaneses, han desaparecido”, dijo Grandi. Y añadió: "Por eso es importante poner en marcha redes de seguridad social, y las grandes instituciones están trabajando en esto a nivel macro, y nosotros, el Programa Mundial de Alimentos y Unicef ​​también estamos trabajando con libaneses y refugiados para intentarlo a nivel humanitario, para superar esta fase tan aguda las dificultades”.



Solo quiero tener una vida modesta”, aseguró Khalil. 


Sin embargo, las necesidades son inmensas y la ayuda humanitaria solo puede cubrir una fracción de las necesidades generales. Khalil simplemente espera que la familia pueda encontrar una salida a su situación actual y que Nahed y sus hermanos puedan disfrutar de una infancia normal: “Espero que mi hija vea días felices y espero que continúe con su educación. Quiero que mis hijos tengan una buena vida, ni siquiera la mejor vida, solo quiero poder vestirlos con ropa bonita. No quiero ser rico. Solo quiero tener una vida modesta.


Tu aporte puede hacer una gran diferencia a la realidad del pueblo libanés y los refugiados acogidos por su comunidad