Pasar al contenido principal
Una nena con barbijo y alcohol en gel en Dhaka, capital de Bangladesh. Foto:  © Ritzau Scanpix

Coronavirus: Una prueba para nuestros valores

Filippo Grandi y Michele Bachelet reflexionan sobre el impacto del coronavirus y la necesidad de una respuesta conjunta. 
Por:Michelle Bachelet y Filippo Grandi
Foto: © Ritzau Scanpix
Facebook Acnur

Si alguna vez hemos necesitado recordar que vivimos en un mundo interconectado, el nuevo coronavirus lo ha hecho. Ningún país puede abordarlo solo, y ninguna parte de nuestras sociedades puede ser olvidada si queremos enfrentar efectivamente este desafío global.

Covid-19 es una prueba no solo de nuestros sistemas y mecanismos de atención de salud para responder a enfermedades infecciosas, sino también de nuestra capacidad de trabajar juntos como una comunidad de naciones ante un desafío común. Es una prueba de la medida en que los beneficios de décadas de progreso social y económico han llegado a quienes viven al margen de nuestras sociedades, más lejos de las palancas del poder.

Las próximas semanas y meses desafiarán la planificación nacional de crisis y los sistemas de protección civil, y ciertamente expondrán las deficiencias en saneamiento, vivienda y otros factores que dan forma a los resultados de salud.

“Nuestra respuesta a esta epidemia debe abarcar, y de hecho, centrarse en aquellos a quienes la sociedad a menudo descuida”.

Nuestra respuesta a esta epidemia debe abarcar, y de hecho, centrarse en aquellos a quienes la sociedad a menudo descuida o relega a un estatus menor. De lo contrario, fallará. La salud de cada persona está vinculada a la salud de los miembros más marginados de la comunidad. La prevención de la propagación de este virus requiere un acercamiento a todos y garantizar un acceso equitativo al tratamiento. Esto significa superar las barreras existentes para una atención médica accesible, y abordar el tratamiento diferencial arraigado en función de los ingresos, el género, la geografía, la raza y el origen étnico, la religión o el estatus social.

Superar los prejuicios sistémicos que pasan por alto los derechos y las necesidades de las mujeres y las niñas, o, por ejemplo, limitar el acceso y la participación de los grupos minoritarios, será crucial para la prevención y el tratamiento eficaces de Covid-19. Es probable que las personas que viven en instituciones, los adultos mayores o los detenidos, sean más vulnerables a la infección y deben abordarse específicamente en la planificación y respuesta a las crisis.

"Las personas migrantes y refugiadas, independientemente de su estatus formal, deben ser una parte integral de los sistemas y planes nacionales para combatir el virus".

Las personas migrantes y refugiadas, independientemente de su estatus formal, deben ser una parte integral de los sistemas y planes nacionales para combatir el virus. Muchas de estas mujeres, hombres, niñas y niños se encuentran en lugares donde los servicios de salud están sobrecargados o son inaccesibles. Pueden estar confinados en campamentos y asentamientos, o vivir en barrios marginales urbanos, donde el hacinamiento y el saneamiento con pocos recursos aumentan el riesgo de exposición.

Se necesita con urgencia apoyo internacional para ayudar a los países de acogida a intensificar los servicios, tanto para los migrantes como para las comunidades locales, e incluirlos en los acuerdos nacionales de vigilancia, prevención y respuesta. De lo contrario, se pondrá en peligro la salud de todos y se arriesgará a aumentar la hostilidad y el estigma. También es vital que cualquier ajuste de los controles fronterizos, restricciones de viaje o limitaciones a la libertad de movimiento no impidan que las personas que huyan de la guerra o la persecución puedan acceder a la seguridad y la protección.

Más allá de estos desafíos muy inmediatos, el camino del coronavirus también pondrá a prueba nuestros principios, valores y humanidad compartida. Al extenderse rápidamente por todo el mundo, con la incertidumbre en torno al número de infecciones y con una vacuna todavía a muchos meses de distancia, el virus está generando profundos temores y ansiedades en los individuos y las sociedades.

Indudablemente, algunas personas sin escrúpulos buscarán aprovechar esto, manipulando temores genuinos y aumentando las preocupaciones. Cuando el miedo y la incertidumbre entran en acción, los chivos expiatorios nunca están lejos. Ya hemos visto ira y hostilidad dirigidas a algunas personas de origen del este asiático. Si no se controla, el impulso de culpar y excluir puede extenderse pronto a otros grupos: minorías, marginados o cualquier persona etiquetada como “foráneo”.

Las personas en movimiento, incluidos los refugiados, pueden ser particularmente atacadas. Sin embargo, el coronavirus en sí no discrimina, las personas infectadas hasta la fecha incluyen turistas, empresarios internacionales e incluso ministros nacionales, y se encuentran en docenas de países, que abarcan todos los continentes.

El pánico y la discriminación nunca resolvieron una crisis. Los líderes políticos deben tomar la iniciativa, ganarse la confianza a través de información transparente y oportuna, trabajar juntos por el bien común y capacitar a las personas para que participen en la protección de la salud. Ceder espacio para los rumores, la propaganda del miedo y la histeria no solo obstaculizará la respuesta, sino que puede tener implicaciones más amplias para los derechos humanos, el funcionamiento de instituciones responsables y democráticas.

Ningún país en la actualidad puede protegerse del impacto del coronavirus, tanto en sentido literal como económica y socialmente, tal y como lo demuestran la caída de los mercados bursátiles y el cierre de escuelas. Una respuesta internacional que garantice que los países en desarrollo estén equipados para diagnosticar, tratar y prevenir esta enfermedad será crucial para salvaguardar la salud de miles de millones de personas.

La Organización Mundial de la Salud proporciona experiencia, vigilancia, sistemas, investigación de casos, localización de contactos e investigación y desarrollo de vacunas. Es una lección de que la solidaridad internacional y los sistemas multilaterales son ahora más importantes que nunca.

A largo plazo, debemos acelerar el trabajo de construcción de servicios de salud pública equitativos y accesibles. Y cómo respondamos a esta crisis ahora sin duda dará forma a esos esfuerzos en las próximas décadas. Si nuestra respuesta al coronavirus se basa en los principios de confianza pública, transparencia, respeto y empatía por los más vulnerables, no solo defenderemos los derechos intrínsecos de cada ser humano. Utilizaremos y construiremos las herramientas más efectivas para asegurarnos de superar esta crisis y aprender lecciones para el futuro.

*Michelle Bachelet es la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

**Filippo Grandi es el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. Este artículo fue publicado por primera vez por The Telegraph.

Tu aporte puede hacer una gran diferencia a la realidad de las personas refugiadas y desplazadas.