Pasar al contenido principal

Mediterráneo


Refugiados en el Mediterráneo, una huida cada vez más peligrosa

Aunque las llegadas de refugiados por el mar Mediterráneo descienden desde la crisis de 2015, las rutas y las condiciones en las que se embarcan son cada vez más peligrosas, aumentando la mortalidad en el camino. En 2018 murieron al menos 2.275 personas: Un promedio de seis al día . El escalofriante dato surge del informe de ACNUR, “Travesías desesperadas”.
En varias ocasiones, un gran número de individuos, a menudo traumatizados y enfermos, permaneció durante días en el mar antes de que pudieran desembarcar. Al final del año, esta situación no se había resuelto a pesar del llamamiento continuado de ACNUR y la OIM para establecer un mecanismo de desembarco regional y previsible en la cuenca del Mediterráneo.

En la huida de sus países, la mayoría de las personas se enfrentan a situaciones inhumanas. Naufragios, islas abarrotadas y cientos de niños que llegan solos hasta la costa son la muestra más evidente de que esta crisis olvidada continúa.

Cambios en las rutas y tendencias 2019

En 2018 hubo cambios significativos en el patrón de las rutas elegidas por los refugiados y migrantes para llegar a Europa. Durante la primera mitad del año, llegaron más personas a Grecia. Sin embargo, en el segundo semestre, España se convirtió en el principal punto de entrada, a medida que un número creciente de personas intentaba hacer la peligrosa travesía del Mediterráneo occidental.

La mayoría de estas tendencias parecen destinadas a tener continuidad en 2019, al seguir sin resolverse las causas fundamentales del desplazamiento y los movimientos migratorios, como las violaciones de derechos humanos y los conflictos o la pobreza . Para muchas personas, la travesía marítima es sólo el último paso de un viaje en el que han tenido que atravesar zonas de conflicto o desiertos, y han estado expuestas al peligro de sufrir secuestros y torturas para pedir rescate y a la gran amenaza de la trata.

En los últimos 12 meses se han registrado algunos hechos positivos . Aumentó el número de Estados que se comprometieron a reasentar a refugiados evacuados de Libia, lo que permitió a ACNUR llevar a más personas a una situación segura a través del Mecanismo de Tránsito de Emergencia establecido en Níger. Además, ACNUR abrió el Centro de Encuentro y Salida en Trípoli, lo que posibilitó la liberación de más personas refugiadas que estaban detenidas .

Llevar material de emergencia y conseguir las condiciones básicas de seguridad es la principal meta de ACNUR en el Mediterráneo.

ACNUR trabaja sin descanso en el
Mediterráneo

13.700

Refugiados recibieron formación y clases de idiomas en 2017

1.270

Refugiados obtuvieron formación para emprender y ACNUR ayudó a otros 90 a legalizar sus negocios


Colabora con ACNUR y contribuirás a que millones de personas tengan un refugio seguro


“La desesperación y la falta de esperanza han llevado a muchos sirios a tomar el peligroso camino hacia Europa, con la expectativa de encontrar seguridad, dignidad y un futuro. Se necesitan urgentemente soluciones para los refugiados sirios que alivien el esfuerzo de los países de acogida y provea de una alternativa a las redes de tráfico de personas que están haciendo negocio con la desesperación de los refugiados”.

Flippo Grandi, Alto Comisionado de ACNUR.