A pesar de que se calcula que hay 1,44 millones de personas refugiadas en todo el mundo que necesitan urgentemente ser reasentadas, en 2020 sólo 22.770 personas pudieron ser reasentadas con el apoyo de ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados. Así lo indican las estadísticas anuales publicadas el 25 de enero por la Agencia.

Se trata de las cifras más bajas de reasentamiento de personas refugiadas registradas en casi dos décadas. La caída se debe a las bajas cuotas de reasentamiento propuestas por los países, así como al impacto de la pandemia de COVID-19, que retrasó las salidas y los programas de reasentamiento.

“Hacemos un llamamiento urgente a los gobiernos para que impulsen sus programas este año, ofrezcan más plazas de reasentamiento, agilicen la tramitación de los casos y nos ayuden a salvar las vidas de aquellos más necesitados y en mayor riesgo”, expresó  la Alta Comisionada Adjunta para la Protección de ACNUR, Gillian Triggs.

Sólo podemos esperar que 2020 sea una anomalía histórica para el reasentamiento de refugiados. Hacemos un llamamiento urgente a los gobiernos para que impulsen sus programas este año, ofrezcan más plazas de reasentamiento, agilicen la tramitación de los casos y nos ayuden a salvar las vidas de aquellos más necesitados y en mayor riesgo”, ha declarado la Alta Comisionada Adjunta para la Protección de ACNUR, Gillian Triggs. Luego añadió: “El año pasado fue un año extremadamente difícil para toda la población mundial, pero aún más para muchas de las personas refugiadas, quienes ya viven en una situación muy precaria, luchando por sobrevivir”.

Aunque la pandemia afectó en gran medida al número de refugiados que pudieron ser reasentados en 2020, ACNUR se siente alentado por el hecho de que 20 países reanudaran sus programas, tramitando y recibiendo refugiados a lo largo del año. Muchos de ellos pusieron en práctica modalidades innovadoras y flexibles para procesar los casos durante la pandemia.

El mayor número de refugiados reasentados en 2020 procedía de Siria, República Democrática del Congo y Myanmar.

Hemos visto que el reasentamiento de personas refugiadas puede gestionarse, incluso durante una emergencia sanitaria mundial, siempre que existan protocolos sanitarios y de seguridad adecuados y correctos”, dijo Triggs.

El mayor número de refugiados reasentados en 2020 procedía de Siria, República Democrática del Congo y Myanmar. Con el 85% de los 20,4 millones de refugiados bajo el mandato de ACNUR acogidos en regiones en vías de desarrollo, el reasentamiento es una forma tangible mediante la cual los Estados pueden proteger mejor a las personas refugiadas, demostrar solidaridad y apoyar a los países de acogida. Facilitar la reagrupación familiar, así como las vías complementarias de admisión para acceder a oportunidades laborales y educativas, son otras formas en que los países pueden apoyar a las personas refugiadas.

Estas oportunidades forman parte de los objetivos clave del Pacto Mundial sobre los Refugiados, y están previstos en una estrategia trienal sobre reasentamiento y vías complementarias (2019-2021) lanzada por los gobiernos, organizaciones no gubernamentales, sociedad civil y ACNUR.

Mientras las guerras y los conflictos continúen, los desplazamientos sigan siendo prolongados y los países con menos recursos tengan que soportar una carga extremadamente desproporcionada al  acoger a la mayoría de las personas refugiadas en el mundo, necesitamos que otros países den un paso al frente”, expresó Gillian Triggs.

Puede acceder a más información sobre los datos de reasentamiento de ACNUR para 2020 en este enlace, y puede acceder al Portal Global de Datos de Reasentamiento de ACNUR, con estadísticas desde 2003, aquí.

Para más información, por favor contactar con:

En Ginebra, Shabia Mantoo, [email protected], +41 79 337 76 50

Te puede interesar también: Un naufragio frente a las costas de Libia se cobra 40 vidas

Fuente: ACNUR.ORG

Con ACNUR podés ayudar a los refugiados a construir su futuro