“Las personas refugiadas y solicitantes de asilo necesitan esperanza y soluciones concretas en este momento crítico en el que se están viendo atrapadas en la escalada del conflicto interno en Libia, y en el que muchas sufren unas condiciones de detención terribles”, explicó Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados. El responsable de ACNUR celebró el acuerdo alcanzado con la Unión Africana y Ruanda para establecer un mecanismo de tránsito para la evacuación de personas refugiadas en situación de vulnerabilidad fuera de Libia. “Necesitamos de forma urgente que otros países también den un paso al frente, presten su ayuda para llevar a estas personas a un lugar seguro y ofrezcan soluciones”, agregó.

Más de 3.600 personas refugiadas y solicitantes de asilo se encuentran actualmente en centros de detención libios, muchas de ellas en riesgo de sufrir abusos graves y en peligro por la lucha indiscriminada. A principios de junio, más de 50 refugiados y migrantes murieron en un ataque aéreo en el centro de detención de Tajoura, situado al este de la capital libia de Trípoli. Las condiciones en los centros de detención por todo el país son atroces.

“Ruanda y Níger están demostrando poco a poco cómo asumen una verdadera responsabilidad compartida con sus acciones para proteger a personas con enormes necesidades. En Níger opera desde hace casi dos años un centro para evacuados de Libia, que nos ha permitido ofrecer soluciones, como el reasentamiento para miles de personas en situación de vulnerabilidad” dijo el Alto Comisionado. Y añadió: “Ambos países ofrecen una esperanza a los refugiados, y deberían servirnos de inspiración a todos”.

Grandi resaltó también la necesidad de que la comunidad internacional proporcione corredores humanitarios para la evacuación desde Libia de las personas refugiadas, y de que la protección de los Derechos Humanos, tanto de las personas refugiadas como migrantes, sea un elemento fundamental de su implicación en Libia.

ACNUR reitera su opinión de que las personas refugiadas y migrantes detenidas en Libia deben ser puestas en libertad de manera ordenada y garantizar su protección. Los refugiados vulnerables y otras personas en situación de riesgo deben ser evacuados a otros Estados, desde donde se deben encontrar sin demora soluciones como el reasentamiento y otras. Grandi también felicitó a los 16 países que han presentado ofertas para el reasentamiento.

Con el acuerdo de la semana del viernes 13, Ruanda recibirá y ofrecerá protección a personas refugiadas y solicitantes de asilo evacuados desde Libia. Serán trasladadas de forma voluntaria a un lugar seguro en Ruanda. Se espera que un primer grupo de 500 personas incluya a niños, niñas y jóvenes en riesgo. Tras su llegada a Ruanda, ACNUR continuará buscando soluciones para los evacuados.
Por otro lado, se contempla que los vuelos de evacuación comiencen en las próximas semanas y se llevarán a cabo en cooperación con las autoridades libias y ruandesas. La Unión Africana ofrecerá asistencia para las evacuaciones, apoyo político estratégico para la formación y coordinación, y ayuda para la movilización de recursos. ACNUR proveerá servicios de protección y asistencia humanitaria, incluyendo alimentación, agua, alojamiento, educación y atención sanitaria.

ACNUR insiste en pedir a la comunidad internacional que contribuya con recursos que faciliten la puesta en marcha de este acuerdo.

Para más información, puede contactar con:

Con ACNUR podés ayudar a los refugiados a construir su futuro